Enfermedades de las Mamas

En la Unidades de la Mama realizamos estudios y seguimiento de las mujeres sanas mediante exploraciones y chequeos periódicos.

el 90% de las afecciones mamarias son Benignas

El médico senólogo es un facultativo dedicado y especializado en la patología de la mama.

 

Generalmente dirige y coordina las Unidades de la Mama en donde se hacen estudios y seguimiento de las mujeres sanas mediante exploraciones y chequeos periódicos.

 

Se tratan las enfermedades benignas de la mama que son el 90% de las afecciones mamarias y, por supuesto, se diagnostica y se opera el Cáncer Mamario caso de aparecer.

 

Suele ser el senólogo un cirujano experto en mama y que domina también la cirugía del tórax que al fin al cabo es donde está ubicada la mama al igual que sus vasos, nervios y cadenas linfáticas (mamaria interna y axila).

Enfermedades Benignas de la Mama.

Las enfermedades benignas de la mama son las afecciones más frecuentes constituyen el 90% de todas las enfermedades mamarias.

 

Consisten fundamentalmente en patologías del árbol galactofórico como son las infecciones, también llamadas mastitis y las fístulas mamarias.

 

También alteraciones de origen hormonal como las mastopatías fibroquísticas tan frecuentes. No hemos de olvidar los quistes y los tumores benignos tan frecuentes.

 

La mayoría de estas afecciones mamarias no se operan y son susceptibles de tratamiento médico curando sin más problema.

 

Como hemos dicho, constituyen el 90% de las afecciones. Podemos clasificarlas en:

  1. Infecciones: mastitis, galactoforitis, abcesos y fístulas. Muchas de ellas curan con tratamiento médico y otras requieren ser operadas.
  2. Enfermedades del árbol galactofórico que son los canalículos por dónde va la leche al pezón. Pueden ser dilataciones, ectasias, tumores benignos o fístulas.
  3. Tumores benignos: sólidos como los fibroadenomas o quísticos de contenido líquido que pueden tratarse media punción o extirpación.
  4. Las mastopatías fibroquísticas: de origen hormonal, situadas en la cola de la mama y cerca de la axila. Suelen tratarse y evitarse con medicación. Algunas variedades se consideran de riesgo y requieren ser revisadas con frecuencia.

 

Cuando las enfermedades de la mama son por alteraciones hormonales suelen tratarse médicamente curándose sin secuelas. En el resto, raramente se operan. En caso de quistes se vigilan y caso de crecimiento se hacen punciones previas a la cirugía. Igualmente los tumores benignos como fibroadenomas o lipomas sólo se extirpan en caso de crecimiento que suelen ser poco frecuentes.

¿Cómo se diagnostican las enfermedades de la mama?

En primer lugar, la entrevista con el senólogo en la Unidad de Mama que realizará la historia clínica y la exploración, después de las cuales indicará el tipo de método diagnóstico que tiene que realizarse. Entre las más frecuentes son:

 

  • La ecografía. Nos dice si las formaciones son sólidas o líquidas.
  • La mamografía. Es una radiografía de la mama generalmente a realizar a partir de los 40 años.
  • La resonancia magnética. Útil en caso de sospecha de Cáncer, nos indicará si el tumor es benigno o maligno y si es único o múltiple.
  • Las punciones-biopsia. Consisten en puncionar la zona sospechosa y extraer de la misma células o cilindros que serán examinados al microscopio por el patólogo indicándonos la naturaleza del tumor. Existen varios tipos: la PAAF, BAG y BAV. Estas punciones evitan en la mayoría de los caos la biopsia quirúrgica.

Tratamiento de las Enfermedades Benignas de la Mama.

Todas estas afecciones requieren cuidados distintos. Mientras las infecciones deben de ser tratadas médicamente en un principio y no dejar que evolucionen, cuando ya estas infecciones han evolucionado a abcesos y fístulas deben ser intervenidos quirúrgicamente. La cirugía es fácil y liviana si son manos expertas las que las realizan, de no ser así con frecuencia se reproducen una y mil veces, de ahí que a las fístulas mamarias muchos autores las denominan fístulas recidivantes ya que si el cirujano sólo quita la fístula y no detecta y extirpa la metaplasia escamosa la fístula volverá a aparecer una y mil veces no siendo infrecuente que a veces la mujer atormentada decida extirparse toda la mama para no sufrir más.

 

Respecto a la mastopatía fibroquística en principio todos los casos deben de tratarse médicamente administrando hormonas por vía oral o también cremas aplicadas sobre la mama. En el caso de que la mujer padeciera estos dolores mamarios periódicos en los días antes de que llegue la menstruación y no acudiera a las unidades de mama para su tratamiento, estas afecciones se harían crónicas y darían lugar a alteraciones fibrosas y a la aparición de quistes fundamentalmente localizadas en las zonas de la mama próximas a la axila. No debemos olvidar que dentro de estas afecciones hay un subtipo denominado adenosis esclerosante que es considerada en algunos casos como lesión de riesgo lo cuál exige que la mujer vaya al senólogo al menos tres veces al año para ver su evolución y actuar en consecuencia.

Pionero en nuestro país en operar el cáncer de mama sin extirpar el pecho.

Alteraciones Mamarias Congenitas

Estas anomalías congénitas de la mama no deben confundirse con otras enfermedades o tumores de la mama. Es importante un diagnóstico exacto y seguimiento por parte del médico senólogo en las unidades de senología y patología mamaria.

 

En lo que se refiere a la ginecomastia, es decir, el aumento de la mama con u tamaño anormal en el hombre puede ser bilateral y de consistencia grasa por lo que se denomina pseudoginecomastia estas afecciones no presentan ningún riesgo y solamente se operan por problemas psicológicos o estéticos.

 

Sin embargo, la ginecomastia verdadera que suele ser unilateral debe de extirparse mediante una mastectomía subcutánea, que quiere decir que se extirpa la glándula mamaria dejando intacto el pezón. El motivo de extirpar esta mama anómala es que de no hacerlo así existe peligro de malignizarse.

 

Referente a las mamas ectópicas situadas en la axila, abdomen o región inguinal debe siempre extirparse porque aparte de producir molestias son mamas anómalas que pueden considerarse como lesiones de riesgo.

 

Las macromastias o lo que es decir, las mamas de gran tamaño, sólo deben operarse para reducir el tamaño en caso de complejos psíquicos muy importantes o cuando el tamaño de las mamas produce ya alteraciones de la espalda y la columna vertebral.

 

En lo que se refiera a las micromastias o mamas demasiado pequeñas generalmente no ocasionan ningún problema de riesgo, solamente pueden ser operadas mediante la colocación de prótesis cuando dicho tamaño cause un problema de complejo psíquico a la mujer. Siempre consultando antes al senólogo de la unidad de mama para que él examine el caso y de el visto bueno a que el cirujano plástico realice la intervención.

Excelencia en Cirugía Mamaria

Información de Contacto

HOSPITAL BEATA MARIA ANA. C/ Doctor Esquerdo, 83. 28007 Madrid

Citas 915 044 488 | Hospital 914 097 423

a_sierragarcia@yahoo.es

Móvil Dr. Sierra: 629 056 121

Consulta de Senología: Lunes a jueves, previa cita

Mándanos un Mensaje y te contactaremos lo antes posible

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies